Los libros: un billete de ida y vuelta al pasado

  • Los libros son el aliado perfecto para descubrir los acontecimientos que sucedieron en una época pasada de la historia.
  • Nos permiten viajar al pasado y recorrer paisajes nunca vistos o que ya no existen en la actualidad.

¿Quién no ha estado alguna vez en una ciudad y se ha interesado por todos los acontecimientos históricos que han ocurrido en la misma? ¿Quién no se ha preguntado alguna vez cómo sería vivir en otra época de la historia? Pues bien, todas estas respuestas podemos hallarlas a través de la lectura de cientos de novelas y documentaciones históricas.

Muchos son los autores que han reflejado a lo largo de sus escritos cómo sería vivir en una época determinada, escribiendo y trasladando en mayor o menor nitidez la sociedad, la cultura y las costumbres de la misma. Algunos lo han hecho a través de escritos contemporáneos a la época y otros los han hecho a posteriori, basándose a su vez en escritos de otros autores anteriores.

Un ejemplo muy claro lo hallamos al tratar y analizar la historia antigua, donde el trato de la antigua Grecia y Roma destacan por su atractivo y sus aportaciones a la Historia Universal. Gracias a las novelas y relatos históricos, podemos ponernos en la piel de un legionario romano, destinado en Britania o en Germania, luchando por el emperador y por el imperio. O por ejemplo, nos hemos convertido en un joven hoplita ateniense, defendiendo su hogar en pleno contexto de la Guerra del Peloponeso.

También hemos podido conocer en primera persona el papel que jugaba la mujer a lo largo de las diferentes etapas de la historia, como por ejemplo, viviendo los relatos de aquellas valientes mujeres sufragistas de finales del siglo XIX y principios del XX, que luchaban y reivindicaban las mismas condiciones políticas y sociales que los hombres, en especial, exigiendo el derecho a voto.

Gracias a todas estas novelas, los lectores pueden viajar al pasado, recorrer paisajes nunca vistos o ya desaparecidos, descubrir las costumbres y la forma de vida de nuestros antecesores, o revivir acontecimientos que marcaron un antes y un después en la historia de la humanidad. Gracias al inmenso abanico de obras literarias de la que disponemos en la actualidad, no solo podemos viajar a la época antigua, sino que todas y cada una de las etapas históricas, (antigua, medieval, moderna, contemporánea…), están abiertas y accesibles para cualquier curioso lector.

Muchas obras relatan sus acontecimientos en un único espacio físico, ya sea un país, ciudad o incluso una aldea, y muchos escritores y escritoras, recrean con gran pasión y delicadeza cada uno de los rasgos característicos del lugar. Gracias a esta detallada explicación, el lector puede imaginarse cómo era aquel lugar.

Otro dato muy interesante es que, al poder viajar a otras épocas de la historia, el lector puede llegar a compartir o comprender las emociones y valores narrados en dicha obra. Si leemos una novela que verse sobre los años treinta del siglo XX, y más concretamente si nos centramos en Europa, el lector ya sabrá que los años venideros serán turbulentos, ya que la sombra de la Segunda Guerra Mundial estará muy próxima. Algo similar ocurre cuando leemos alguna obra basada sobre algún personaje histórico en particular, al cual ya conoceremos de antemano lo que le ocurrirá, con lo que podemos empatizar en mayor o menor medida con él.

Además, la posibilidad de viajar al pasado gracias a lectura se convierte en una herramienta muy útil para la educación. Gracias a todos estos escritos, podemos comprender y estudiar los comportamientos, así como los hechos acaecidos, analizando las causas y las consecuencias, con la finalidad de aprender de los errores cometidos en el pasado, y no repetirlos en el presente.

Lo que sí es innegable, es la oportunidad que nos ofrecen dichas novelas para poder experimentar, obtener información del pasado, así como descubrir y viajar a lo largo de la historia. Las páginas de un libro en muchas de las ocasiones son las aliadas perfectas para abrir nuestra mente, conocer nuevos lugares, revivir instantes irrepetibles y acceder a una fuente inagotable de inspiración y desconexión.

Elena Martínez

(Valencia, 1995) Periodista, amante de las letras y de la tecnología. Siempre hay tiempo para perderse entre las páginas de un buen libro. Sueña con escribir el suyo propio.

Musement

728*90