Navegando por la costa de la Comunidad Valenciana

La costa española en la provincia de Alicante, tiene uno de sus mayores atractivos en el tramo situado entre Denia y Altea, navegando hacia en dirección Sur. Aguas color turquesa que recuerdan las de Comino en Malta y rocas llenas de recovecos son algunos de los atractivos para los que disfrutan navegando por la costa de la Comunidad Valenciana.

Visto desde el mar, este tramo de costa que comprende el Cabo de San Antonio, el cabo del Descubridor, Portichol, Cabo de la Nao, etc. es profundamente rocoso, a diferencia de los tramos situados más al norte, y está lleno de acantilados, cuevas, barrancos y grandes piedras que conforman islotes.

Recorriendo el Duero a su paso por la provincia de Soria

Este fue un recorrido que hice con algunos amigos antes del confinamiento a bordo de un velero. Estoy deseando poder volver a navegar próximamente, cuando pase la época de confinamiento, ya que este tipo de viajes entre amigos compartiendo un espacio cerrado, hoy por hoy no son fáciles de organizar, hasta que todo pase.

Un viaje de este tipo se puede arreglar contratando un barco con patrón para un fin de semana. Entre tres parejas, puede ser un gasto asumible y una experiencia muy placentera. El mar, el vaivén de las olas, el sol y la sensación de libertad, el silencio solo interrumpido por la conversación o el sonido de los cabos y escotas tensados por el viento, son inolvidables.

Es un viaje de fin de semana muy tranquilo, llegar un viernes, cenar y organizarse poco a poco, saliendo a navegar de nocturna. Después, disfrutar del amanecer y los paisajes, navegando a vela durante la mañana para ir a las zonas que se quieran explorar. Todo el sábado para disfrutar y el domingo para regresar tranquilamente a puerto.

Además de la navegación se puede disfrutar tomando el sol durante el día, el placer de la amistad, la buena comida, el vermouth a media mañana, la conversación y otros pequeños placeres que acompañan a los días en que el trabajo no marca los horarios.

P1100451

Desde el chinchorro o bote auxiliar, también llamado dingui, una especie de Zodiac miniatura, se puede acceder a la costa dejando el barco anclado, y así aprovechar para visitar las cuevas que ha formado el mar en la piedra. Remando con cuidado, supone un momento emocionante, que culmina al adentrarse en alguna de las cuevas con suficiente espacio.

Esta es una de las cuevas vista desde dentro. La foto es algo oscura por el contraluz, pero la visibilidad dentro de este amplio hueco era enorme. Como además las aguas eran turquesas, la visita a la cueva era muy colorida gracias a la gran entrada de luz natural.

P1100459

Explorar la costa desde el mar, a bordo de un velero o incluso de una lancha de goma tipo Zodiac resulta una experiencia apasionante. Siempre acompañados de un profesional para evitar posibles accidentes, este recorrido por las cuevas de la costa valenciana en la zona de Portiñol, fue una auténtica maravilla.

En unas pocas semanas, todo el territorio español estará ya en la última fase de la desescalada y ya podremos comenzar a viajar por el interior de nuestro país. ¿Habéis pensado ya donde iréis primero?

En Diario del Viajero | Este verano será atípico en España
En Diario del Viajero | Compañeros de ruta, planeando el verano hasta la apertura de fronteras

Musement

728*90